martes, septiembre 02, 2014

Tal día como hoy hace cien años en la Gran Guerra. 2 de septiembre de 1914

2 de septiembre de 1914

Francia

Comienza a observarse cierto estancamiento en los movimientos envolventes del Ejército alemán, aunque se cierne sobre la capital de forma muy peligrosa, tal y como el Gobierno tendría que reconocer, causando gran ansiedad entre los parisinos y en Inglaterra.

Organiza una primera escuadrilla de aeroplanos blindados.

Londres

Se anuncia que están de camino a Francia hasta 50.000 efectivos ingleses para unirse el Ejército expedicionario del general French.

Se organiza un nuevo batallón de 1.000 plazas, que será el 7º de Royas Fusiliers. Todos sus integrantes han de ser solteros.

Por su parte, la India inglesa prepara un contingente de 500.000 hombres para desembarcar en Marsella y Australia un segundo contingente de 50.000 hombres.

Bélgica

Se tiene noticia de que hasta 160 trenes alemanes con tropas atravesaron Bélgica con dirección a Alemania.

Italia

El presidente del Consejo se pronuncia sobre la neutralidad del reino: «Italia dejará de ser neutral desde el momento en que el statu quo sea modificado en los Balcanes o cuando los intereses italianos sean lesionados en el Adriático».

Turquía

Se movilizan 200.000 hombres. La misión militar alemana en Estambul seguirá agregada al Ejército turco.

España

Se conoce que la Hacienda pública ha recaudado un millón de pesetas menos. Dicho descenso se acusa a la guerra.

Se organiza suscripciones populares a favor de los repatriados.

Vigo

Se reporta hoy, hacia las 0700 horas, a unas ocho millas de las islas Cíes, cómo un crucero inglés perseguía a revienta calderas a dos buques, uno de estos un transatlántico y el otro un pesquero.

El transatlántico se enfrentó al inglés recibiendo siete cañonazos que obligaron a abandonarlo. El navío acabó hundiéndose, pero el perseguidor perdió al pesquero.

lunes, septiembre 01, 2014

El Navegante del Mar de Papel vuelve al mar




Aunque con ninguna gana de regresar, no nos ha quedado otra. No creo que a nadie le sorprenda que los periodos vacacionales cada vez sean más y más cortos. Cuanto más mayores nos hacemos, parece que el tiempo corre con más prisa. Y, claro, pasa lo que pasa.

Pero ha llegado el 1 de septiembre, el momento de largar amarras y volver a enfrentarse al infinito. A ese horizonte imperturbable cuando quiere y caprichoso cuando uno menos se lo espera.

Esperamos contar con vuestra ayuda, con vuestra presencia en las cubiertas del Navegante y seguir surcando las aguas de la Red otra temporada más. Sabemos que el esfuerzo merece la pena.

El Navegante del Mar de Papel vuelve al sentir el sabor salitroso, el vaivén, la emoción…

Para ilustrar esta entrada traigo un par de fotos. Durante la primera mitad de este año ha llovido tanto por estos lares que  hasta agosto no he tenido la oportunidad de escaparme hasta el taller de enmarcación para que la acuarela que me envió nuestro amigo Roberto (El Ilustrador de Barcos), que captura a la perfección al crucero Reina Mercedes, y aquella añeja ilustración de 1896 con el Vizcaya acaben adornando con su luz del pasado mi hogar. Aquí os dejo el resultado.


Fuerza y Honor!

Un saludo!

Lectura de 1 de Septiembre de 2014 a las 1200 horas



  • Barómetro: 754 (Variable). Despejado
  • Termómetro: 21,5º
  • Higrómetro: 40%

1 de Septiembre de 2014

PATENTE DE CORSO. ARTURO PÉREZ REVERTE. XL EL SEMANAL


XLSemanal - 01/9/2014

Pinchos morunos y cerveza. A la sombra de la antigua muralla de Melilla, mi interlocutor -treinta años de cómplice amistad- se recuesta en la silla y sonríe, amargo. «No se dan cuenta, esos idiotas -dice-. Es una guerra, y estamos metidos en ella. Es la tercera guerra mundial, y no se dan cuenta». Mi amigo sabe de qué habla, pues desde hace mucho es soldado en esa guerra. Soldado anónimo, sin uniforme. De los que a menudo tuvieron que dormir con una pistola debajo de la almohada. «Es una guerra -insiste metiendo el bigote en la espuma de la cerveza-. Y la estamos perdiendo por nuestra estupidez. Sonriendo al enemigo».

Mientras escucho, pienso en el enemigo. Y no necesito forzar la imaginación, pues durante parte de mi vida habité ese territorio. Costumbres, métodos, manera de ejercer la violencia. Todo me es familiar. Todo se repite, como se repite la Historia desde los tiempos de los turcos, Constantinopla y las Cruzadas. Incluso desde las Termópilas. Como se repitió en aquel Irán, donde los incautos de allí y los imbéciles de aquí aplaudían la caída del Sha y la llegada del libertador Jomeini y sus ayatollás. Como se repitió en el babeo indiscriminado ante las diversas primaveras árabes, que al final -sorpresa para los idiotas profesionales- resultaron ser preludios de muy negros inviernos. Inviernos que son de esperar, por otra parte, cuando las palabras libertad y democracia, conceptos occidentales que nuestra ignorancia nos hace creer exportables en frío, por las buenas, fiadas a la bondad del corazón humano, acaban siendo administradas por curas, imanes, sacerdotes o como queramos llamarlos, fanáticos con turbante o sin él, que tarde o temprano hacen verdad de nuevo, entre sus también fanáticos feligreses, lo que escribió el barón Holbach en el siglo XVIII: «Cuando los hombres creen no temer más que a su dios, no se detienen en general ante nada».

Porque es la Yihad, idiotas. Es la guerra santa. Lo sabe mi amigo en Melilla, lo sé yo en mi pequeña parcela de experiencia personal, lo sabe el que haya estado allí. Lo sabe quien haya leído Historia, o sea capaz de encarar los periódicos y la tele con lucidez. Lo sabe quien busque en Internet los miles de vídeos y fotografías de ejecuciones, de cabezas cortadas, de críos mostrando sonrientes a los degollados por sus padres, de mujeres y niños violados por infieles al Islam, de adúlteras lapidadas -cómo callan en eso las ultrafeministas, tan sensibles para otras chorradas-, de criminales cortando cuellos en vivo mientras gritan «Alá Ajbar» y docenas de espectadores lo graban con sus putos teléfonos móviles. Lo sabe quien lea las pancartas que un niño musulmán -no en Iraq, sino en Australia- exhibe con el texto: «Degollad a quien insulte al Profeta». Lo sabe quien vea la pancarta exhibida por un joven estudiante musulmán -no en Damasco, sino en Londres- donde advierte: «Usaremos vuestra democracia para destruir vuestra democracia».

A Occidente, a Europa, le costó siglos de sufrimiento alcanzar la libertad de la que hoy goza. Poder ser adúltera sin que te lapiden, o blasfemar sin que te quemen o que te cuelguen de una grúa. Ponerte falda corta sin que te llamen puta. Gozamos las ventajas de esa lucha, ganada tras muchos combates contra nuestros propios fanatismos, en la que demasiada gente buena perdió la vida: combates que Occidente libró cuando era joven y aún tenía fe. Pero ahora los jóvenes son otros: el niño de la pancarta, el cortador de cabezas, el fanático dispuesto a llevarse por delante a treinta infieles e ir al Paraíso. En términos históricos, ellos son los nuevos bárbaros. Europa, donde nació la libertad, es vieja, demagoga y cobarde; mientras que el Islam radical es joven, valiente, y tiene hambre, desesperación, y los cojones, ellos y ellas, muy puestos en su sitio. Dar mala imagen en Youtube les importa un rábano: al contrario, es otra arma en su guerra. Trabajan con su dios en una mano y el terror en la otra, para su propia clientela. Para un Islam que podría ser pacífico y liberal, que a menudo lo desea, pero que nunca puede lograrlo del todo, atrapado en sus propias contradicciones socioteológicas. Creer que eso se soluciona negociando o mirando a otra parte, es mucho más que una inmensa gilipollez. Es un suicidio. Vean Internet, insisto, y díganme qué diablos vamos a negociar. Y con quién. Es una guerra, y no hay otra que afrontarla. Asumirla sin complejos. Porque el frente de combate no está sólo allí, al otro lado del televisor, sino también aquí. En el corazón mismo de Roma. Porque -creo que lo escribí hace tiempo, aunque igual no fui yo- es contradictorio, peligroso, y hasta imposible, disfrutar de las ventajas de ser romano y al mismo tiempo aplaudir a los bárbaros.    

DIARIO DE CÁDIZ


Los sindicatos de las factorías gaditanas quieren conocer los planes del Gobierno ante la posible creación de un consorcio europeo de construcción naval militar y la actual apuesta civil

F. R. CÁDIZ | ACTUALIZADO 01.09.2014 - 01:00

Tal vez cansados de reconversiones cada década, los responsables de Navantia, y con ellos el Gobierno, parecen dispuestos a dar un paso más, quizás el definitivo, para acabar con ese terremoto cíclico que suponía conflictos, protestas y readaptación de los astilleros. Ahora, la preocupación entre los representantes sindicales de las plantillas de las factorías gaditanas y entre los propios trabajadores reside en los planes para los diques a cinco o seis años vista. 

El presidente del comité de Navantia Puerto Real, Ramón Linares, explicó que esos planes, que no son nuevos pero que parecen revitalizarse, se basan en construir un nuevo consorcio a nivel europeo, similar al aeronáutico con Airbus, pero para la construcción naval de carácter militar. 

Linares indicó en declaraciones a este periódico que "si se hace, por nosotros perfecto, pero al menos tendrán que reunirse con nosotros para decirnos qué pasa con cada centro y sus plantillas". Esto es así, indicó, porque "si como todo parece, los planes pasan por la creación de ese nuevo consorcio europeo de astilleros para barcos militares, nos preguntamos qué pasa con las apuestas que tenemos ahora mismo delante, con la apuesta por los barcos gaseros, por la energía eólico marina y, en definitiva, por el futuro de este astillero". 

Ya se están dando pasos. Linares recordó que en un Consejo de Ministros celebrado el pasado mes de julio, "el Gobierno ya le ha dado plenos poderes al ministro de Defensa, Pedro Morenés, para la estrategia que tiene que ver con la industria militar, y deja al Ministerio de Hacienda en un segundo plano". 

Dicho Consejo de Ministros aprobó a finales de julio un acuerdo por el que se asigna al Ministerio de Defensa, en colaboración con el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo y el Ministerio de Economía y Competitividad, "la responsabilidad de la planificación, dirección, control y ejecución de las políticas necesarias para el fortalecimiento y consolidación del sector industrial de la defensa". "El Ministerio de Defensa -prosigue el texto del acuerdo- dispondrá del ejercicio de los derechos, excepto los económicos, derivados de la participación pública estatal en el capital de sociedades mercantiles cuya actividad se desenvuelva en el sector industrial de la defensa, y liderará la acción de gobierno en relación con los procesos de reestructuración y consolidación de la misma a nivel nacional e internacional". Yse añade que este acuerdo se adopta "en atención a la importancia del sector industrial de la defensa desde el punto de vista estratégico, industrial y tecnológico y de su aportación a la economía". 

Desde este punto de vista, añade Linares, si se apuesta de forma decidida por crear ese consorcio (en el que entrarían a formar parte, además de España, Francia, Alemania e Italia), la posición de fuerza del Ministerio de Defensa "ya es un hecho". 

Por eso, añade el representante sindical, necesitan tener claro hacia dónde caminan los astilleros públicos españoles, toda vez que, además de los encargos a punto de iniciarse, a final de año llegará otro evento largamente esperado: el final del veto de la Unión Europea a la construcción civil por parte de Navantia. 

Así, si todo marcha como se espera, en octubre debería estar listo el acuerdo, y por tanto proceder a su firma, para iniciar la construcción del gasero para Gas Natural, aunque antes habrá que solucionar la financiación (que según el comité, negocia directamente la SEPI). También en octubre tendría que firmarse el acuerdo definitivo para poner en marcha la construcción de la subestación eléctrica que necesita el proyecto de energía eólica marina para Iberdrola. Y aproximadamente en noviembre podrían iniciarse los primeros trabajos de corte de chapa del Buque de Acción Marítima (BAM) para la Armada Española. 

En definitiva, desde el comité de Navantia Puerto Real (y según Linares, en la misma posición pueden encontrarse las plantas de Cádiz y San Fernando), están preparados para asumir cualquier reto, pero es necesario planificar hacia dónde se dirigen.

Tal día como hoy hace cien años durante la Gran Guerra. 1 de septiembre de 1914

1 de septiembre de 1914

Francia

Llegan cientos y cientos de soldados heridos a París en multitud de trenes.

El exministro de Negocios Extranjeros, M. Pichon, publica en Le Petit Journal un artículo abogando por la intervención del Ejército imperial japonés en el continente europeo.

Varios aviadores alemanes lanzan bombas sobre París sin causar graves desperfectos.

Londres

Se publica una nota resumen de las presas de guerra que se hallan en puertos ingleses. Se habal de 112 barcos. 82 en Inglaterra; 25 en Escocia; y cinco en Irlanda. Unas 116.000 toneladas.

Se emite cablegrama por el que se nombra como jefe de la escuadra anglo-francesa en el Mediterráneo al almirante francés Lapeyrere, en sustitución de Mylne, que paga así el haber dejado escapar a los buques alemanes Goeben y Breslau en Mesina.

Bilbao

La Cámara de Comercio recibe carta de Londres en la que hace constar la existencia de barcos y bienes capturados con mercancías destinadas a casas de Bilbao. Se invita a las navieras a reclamar al Tribunal de presas londinenses para su devolución.

Como consecuencia de los embargos y capturas, el Banco de Crédito de la Unión Minera entra en suspensión de pagos, afectando gravemente a la clase media.

Vigo

Arriba a puerto el vapor Alcántara, que a su salida de Liverpool a las dos de la mañana fue abordado por un buque francés que navegaba con las luces apagadas, causándole una abolladura en la obra muerta.

domingo, agosto 31, 2014

Tal día como hoy hace cien años en la Gran Guerra. 31 de agosto de 1914

31 de agosto de 1914


Frente oriental

Rusia inicia la invasión del Este de Prusia derrotando a los alemanes en la Batalla de Tannenberg.

Noticias desde Roma anuncian que tres cuerpos alemanes han entrado en Polonia. Por su parte, la invasión rusa de Galitzi por Tarnopal amenaza la plaza de Lemberg.

La Embajada de Austria-Hungría en España confirma la victoria en Lublin (Polonia rusa).


Frente occidental

Cuatro cuerpos del Ejército alemán atacan por la retaguardia a las tropas inglesas entre Le Cateau y Cambray, obligándoles a retroceder a San Quintín, según noticias de Roma.

Un avión alemán sobrevuela París lanzando tres bombas y una bandera alemana en claro desafío, mientras el teniente von Haldssen invitaba al gobierno de la ciudad a rendirse para evitar el combate.


España

Se repatrían por el puerto de Barcelona a veinte griegos y ciento cuarenta y dos ciudadanos serbios y montenegrinos.

El consulado de Bélgica manifiesta que su Gobierno concede la amnistía a todos los desertores de su Ejército siempre y cuando se incorporen a filas, no recibiendo auxilios o socorros para gastos de viaje hasta la frontera belga.

Regresan de Francia ciento cincuenta obreros españoles, esperándose que al día siguiente arribara a Alicante el buque Orán con más trabajadores.

En Barcelona comienza a sentirse un gran malestar por las consecuencias económicas de la guerra en España.

sábado, agosto 30, 2014

Tal día como hoy hace cien años en la Gran Guerra. 30 de agosto de 1914

30 de agosto de 1914

Francia

Amiens es tomada por el Ejército alemán.

Pacífico. Isla de Majuro

El crucero auxiliar alemán Prinz Eitel Friedrich (Thierichsens) se separa de la escuadra del almirante von Spee.

El Eitel pertenecía a la Lloyd Note de Alemania, con base en Bremen. Botado en 1902, desplazaba 8.797 toneladas y generaba un andar de 17 nudos.

En su haber, hasta el 6 de Enero de 1915, se anotaría el vapor inglés Charcas, el velero francés Jean y el inglés Kydalton.

España

La gerencia de la fábrica de papel del barrio de San Juan de Zaragoza despide a doscientos cincuenta obreros de ambos sexos. El motivo es la negativa del Banco de España a darle 250.000 ptas con la garantía de dos millones. El representante de los obreros pide una reunión del gobernador con el Banco de España y el Gobierno de la nación para que faciliten las operaciones.

Este despide se califica como una de las primeras consecuencias de la Gran Guerra en España.

jueves, agosto 28, 2014

Tal día como hoy hace cien años en la Gran Guerra. 28 de agosto de 1914

28 de agosto de 1914

Acontece la Batalla de Heligoland entre fuerzas navales británicas y alemanas. Primera batalla naval de la Gran Guerra. Aquí os dejo un interesantísimo enlace: http://www.lahistoriaconmapas.com/cronologia/siglo-xx/primera-guerra-mundial-la-batalla-de-heligoland-world-war-i-the-battle-of-heligoland/

Austriahungría declara la guerra a Bélgica.

En España

Como jefe de los Demócratas, el ex ministro de Estado declara lo siguiente:

“Durante todo el tiempo que desempeñé la cartera de Estado, puedo afirmarle que España no contrajo el menor compromiso que la ligue a ninguna de las naciones interesadas en este magno y desgraciadísimos conflicto.

Las prudentes declaraciones del Presidente del Consejo de Ministros, corroboradas por el Ministro de Estado, y las hechas por el Conde de Romanones, me ofrecen con conjunto la certeza de que con posterioridad se ha continuado la misma política internacional, que nos consiente en estos gravísimos instantes permanecer neutrales en toda la extensión de la palabra, y añado que para nuestro bien y por nuestra fortuna.

[…] debemos guardar una rigurosísima neutralidad, una severísima neutralidad, pues de nuestra conducta, más que de situación internacional de orden alguno, depende no sólo que tal situación nos beneficie, sino que la gran masa del pueblo español se penetre, en primer término, de que teniendo derecho a ser decorosamente neutrales, ningún peligro nos amenaza, no teniendo nada que temer por ahora.”

Por su parte, SM la Reina Victoria quiso involucrarse en la contienda pero desde un punto de vista pacífico y a favor de las víctimas, abriendo una suscripción nacional con la meta y fin de ayudar económicamente las labores de auxilio de los miles refugiados de guerra. Por desgracia, sus buenas intenciones cayeron en saco roto.

martes, agosto 26, 2014

Tal día como hoy hace cien años en la Gran Guerra. 26 de agosto de 1914

26 de agosto de 1914

Comienza la Batalla de Tannenberg.

Viviani es nombrado primer ministro de Francia.

El líder de los Radicales, Lerroux, mete la pata hasta al fondo (ya que luego se le echarían los perros encima) con unas declaraciones como las que siguen, muy a favor de entrar en guerra:

“[…]yo soy partidario de que España proclame oficial y públicamente su simpatía por la causa que en el presente conflicto internacional representa Francia y de que se prepare para obrar en consecuencia cuando sea oportuno y necesario.

Me ha parecido mal, muy mal, la declaración de neutralidad que apresurada, irreflexiva, desatinadamente, publico el Gobierno […]. Más que de neutralidad parecía declaración de incapacidad.

[…]

Ahora ya no ha lugar a opción, no existe la disyuntiva. No podemos ser neutrales.

Y si no podemos ser neutrales, hay que decirlo con franqueza y con claridad: o con Francia y sus aliados, o contra ella y al lado de sus enemigos.

La independencia y el porvenir de la Patria exigen de todos una gran abnegación y una elevada voluntad dispuesta a la acción.

La democracia  republicana socialista está obligada en España a constituirse rápidamente como partido de gobierno, como una reserva nacional que puede entrar en línea de batalla al terminar esta inmensa conflagración, de donde va a salir la nueva luz que alumbrará a los pueblos el camino de sus destinos futuros.”

Las manifestaciones de Lerroux hicieron nacer ríos de tinta.

Atlántico

El crucero auxiliar alemán Kaiser Wilhem der Grosse se encontraba fondeado en Río de Oro (colonia española y, por tanto, aguas neutrales) cuando ve que se le echa el mundo entero: el navío inglés Highflyer (capitán de navío Buller) lo detecta y lo identifica y lo emplaza para el desigual combate, que duraría una hora y media.

Antes de ser capturado, el comandante del Wilhem hizo explotar una serie de cargas situadas bajo la línea de flotación y el buque quedó varado ante la costa de la colonia de Río de Oro.

lunes, agosto 25, 2014

Tal día como hoy hace cien años en la Gran Guerra. 25 de agosto de 1914

25 de agosto de 1914

El Imperio austrohúngaro declara la guerra a Japón.

domingo, agosto 24, 2014

Tal día como hoy hace cien años en la Gran Guerra. 24 de agosto de 1914

24 de agosto de 1914

El Ejército francés abandona el Plan 17, mientras que el alemán entra en Francia a través de Lille.

sábado, agosto 23, 2014

Tal día como hoy hace cien años en la Gran Guerra. 23 de agosto de 1914

23 de agosto de 1914

Comienza la Batalla de Mons.

Lejano Oriente

El Imperio del Japón declara la guerra a Alemania e inicia ataques contra la colonia germana de Tsingtau. 

viernes, agosto 22, 2014

Tal día como hoy hace cien años en la Gran Guerra. 22 de agosto de 1914

22 de agosto de 1914

En España se gana la neutralidad más adeptos. Así, el Marqués de Alhucemas, líder del partido democrático, tras entrevistarse con SM, hace público su defensa de que nuestro país no entre en la guerra bajo cierto prisma patriótico.

El expresidente Villanueva lamenta que para tomar la decisión de la neutralidad no se haya procedido a acudir a la decisión soberana del Congreso de Diputados. “[…] se ha  incurrido en el grave error de no reunir las Cortes, que hasta en las naciones más modestas y desequilibradas han servido de crisol para fundir la expresión de la voluntad nacional; se ha prescindido de la majestad de la ley, base eterna de la confianza pública; prefiriendo resolver por decretos y dictatorialmente los más graves problemas. […].” (El Año Político. 1914. Pág. 385).

Los catalanistas tomaron la Gran Guerra como una oportunidad de acceder a Europa y de conseguir, tras la contienda, cierta presión y reconocimiento para la independencia. Sin embargo, no todos los diputados regionalistas se lanzaban a los brazos de la Legión extranjera francesa y prefieren alejarse de la guerra. El Sr. Cambó, aunque lamenta la no unión enfervorizada: “[…] el permanecer neutrales en un momento en que están en lucha todos los pueblos que tienen un ideal nacional, significa que nosotros no tenemos ninguno; que los españoles no desean nada que no tienen, colectivamente, ni odios, ni amores, ni deseos, ni esperanzas.

Y esto será triste, será vergonzoso, será lo que quiera…, pero es una inmensa verdad, ante la cual hay que inclinar la cabeza. […] España haría un papel vergonzoso.

Hemos de ser neutrales en la guerra, porque no podemos ser otra cosa.”

Comienza a tomarse como consigna “neutralidad mientras no se nos ataque” (como pasó en Bélgica).

miércoles, agosto 20, 2014

Tal día como hoy hace cien años en la Gran Guerra. 20 de agosto de 1914

20 de agosto de 1914

Bruselas

Es invadida por tropas alemanas.

España 

En España el Consejo de Ministros debe tratar nuevamente la discutida cuestión de la neutralidad del Reino y para ello tomamos las palabras del presidente Eduardo Dato e Iradier:

“Empezó el Consejo dándole cuenta al Rey del fallecimiento del Papa (Pío X), y rindiendo, en nombre del Gobierno y del país el homenaje debido a la memoria del Sumo Pontífice, cuya virtudes y bondades he procurado enaltecer.

Después de esto le di cuenta de la línea de conducta seguida por el Gobierno ante la guerra actual, rogando a SM que, dado lo excepcional e importante de las circunstancias, se dignase oír la opinión particular de cada uno de los Srs. Ministros, puesto que habían circulado insistentemente rumores acerca de que habían surgido algunas diferencias de apreciación y de criterio en el seno del Gabinete.

Expuestas estas opiniones particularmente por cada uno de los Consejeros, se ha visto que la línea de conducta seguida por el Gobierno, y de la cual no ha de apartarse voluntariamente, no es, como sucede muchas veces, la de la mayoría, sino el sentimiento unánime de todos los Ministros, con el cual coinciden en absoluto, con los puntos de vista y patrióticas aspiraciones de SM el Rey D. Alfonso, el cual se mostró muy satisfecho de haber oído esas opiniones individuales, que era inexcusable se expusieran, dada la gravedad de las circunstancias.

Persistiremos, pues, en mantener nuestra neutralidad más absoluta, de la cual no nos apartaremos en lo más mínimo, sino dado caso de que fuéramos agredidos, cosa improbable en grado sumo.

Creo que no debemos tomar parte en la contienda, y creo que no habrá ningún Gobierno que pueda sacar al pueblo español de esa actitud.”

Encontrándose Dato con Romanones en Palacio es posible que le dijera palabras como las que siguen: Si nos dan una bofetada, acudimos al terreno sin reparar en la superioridad o la destreza del adversario.

Tras esto, Romanones manifestó apoyar al Ejecutivo, aunque con ciertas reservas.

Por supuesto, el tema de la neutralidad seguiría dando coletazos largo tiempo.

martes, agosto 19, 2014

Tal día como hoy hace cien años en la Gran Guerra. 19 de agosto de 1914

19 de agosto de 1914

El Conde de Romanones carga las tintas contra la neutralidad española y firma el siguiente artículo publicado en “El Diario Universal”:

“España, pues, aunque se proclame otra cosa desde la “Gaceta”, está, por fatalidades económicas y geográficas dentro de la órbita de atracción de la Triple inteligencia; el asegurar lo contrario es cerrar los ojos a la evidencia; España, además, no puede ser neutral, porque, llegado el momento decisivo, la obligarán a dejar de serlo.

La neutralidad que no se apoya en la propia fuerza, está a merced del primero que siendo fuerte necesite violarla; no es la hora oportuna para hablar de la indefensión en que se halla España. Baleares, Canarias, las rías bajas y las altas rías de Galicia, si pudieran hablar, si les fuera dable quejarse, ¡qué cosas dirían!, ¡qué tremendas imprecaciones habríamos de escuchar! Cualquiera de los beligerantes que necesite de estos puntos, ¿quién le impedirá ocuparlos? Y entonces sucederá que los llamamientos y protestas del débil neutral por nadie serán escuchados, y quedaremos a mercede de los acontecimientos, sin tener a quién volver la vista ni pedir amparo en la hora de la suprema angustia.

Si triunfa el interés germánico, ¿se mostrará agradecido a nuestra neutralidad) Seguramente, no. La gratitud es una palabra que no tiene sentido cuando se trata del interés de las naciones. Germania triunfante aspirará a dominar el Mediterráneo; no pedirá a cambio de su victoria a Francia, como en el año 70, la anexión de una sola pulgada de territorio continental; la lección de Alsacia y de Lorena no es para olvidarla; pedirá como compensación el litoral africano desde Trípoli hasta Fernando Poó y entonces no solamente perderemos nosotros nuestro sueño de expansión en Marruecos; perderemos la esencia de nuestra independencia, que radica en la neutralidad del Mediterráneo; rota ésta, quedaremos a merced del Imperio germánico; no podremos sostener como nuestras, no podremos substraer a su codicia las Baleares; y en el orden económico y financiero, la ruina de aquellas naciones con cuyos intereses estuvimos compenetrados, no podrán ser compensados ni substituidos por la expansión germánica.

Por el contrario, si fuese vencida Alemania, los vencedores nada tendrán que agradecernos; en la hora suprema no tuvimos para ellos ni una palabra de consuelo; nos limitamos tan sólo a proclamar nuestra neutralidad; y entonces ellos, triunfantes, procederán a la variación del mapa de Europa como crean más adecuado a sus intereses.

La hora es decisiva, hay que tener el valor de las responsabilidad ante los pueblos y ante la Historia; la neutralidad es una convencionalismo que sólo puede convencer a aquellos que se contentan con palabras y no con realidades; es necesarios que tengamos el valor de hacer saber a Inglaterra y a Francia que con ellas estamos, que consideramos su triunfo como el nuestro y su vencimiento como propio; entonces España, si el resultado de la contienda es favorable para la Triple inteligencia, podrá afianzar su posición en Europa, podrá obtener ventajas positivas. Si no hace esto, cualquiera que sea el resultado de la guerra europea, fatalmente habrá de sufrir muy graves daños.

La suerte está echada: no hay más remedio que jugarla; la neutralidad no es un remedio; por el contrario, hay neutralidades que matan.”

Esta exhortación a tomar partido en la guerra europea no encontró apoyo alguno en los políticos que, por una vez en su vida, parecían ir en una misma dirección en España. Tanto demócratas como republicanos y socialistas que alzaban contra cualquier aventura bélica.

El artículo del Conde de Romanones (que durante un tiempo se dudó sobre la real autoría del mismo) se escribió, por lo visto, con la sana intención de agradar el paladar de SM El Rey, el cual, según rumores no muy fundamentados, estaba a favor de que España se uniera a Reino Unido, Francia y Rusia.

La situación bélica supuso ver algo que no parece tan lejano, como es la exigencia de la Mancomunidad Catalana al Banco de España de nada despreciables cantidades dinerarias para hacer frente a la crisis económica que sufría al estar de frontera con Francia.

Canadá

El Parlamento autoriza la formación de una Fuerza Expedicionaria para combatir en Europa.

domingo, agosto 17, 2014

Tal día como hoy hace cien años en la Gran Guerra. 17 de agosto de 1914

17 de agosto de 1914

La capital belga se traslada de Bruselas a Antwerp.

jueves, agosto 14, 2014

Tal día como hoy hace cien años en la Gran Guerra. 14 de agosto de 1914

14 de agosto de 1914

Tropas francesas entre en Lorena.

martes, agosto 12, 2014

Tal día como hoy hace cien años en la Gran Guerra. 12 de agosto de 1914

12 de agosto de 1914

Bélgica

El cañón “Gran Bertha” abre fuego contra las fortificaciones de Lieja.

Serbia

Es invadida por las tropas austrohúngaras.

Reino Unido

Gran Bretaña declara la guerra al Imperio Austro-húngaro mientras éste inicia la invasión de Polonia.

Montenegro

Declara la guerra a Alemania.

Atlántico

El crucero auxiliar alemán Kaiser Wilhem der Grosse detiene e inspecciona al vapor italiano Piemonte, al que deja marchar.

También se topa con los vapores Galician y Arlanza, los cuales, fueron agraciados con la misma suerte que el Piemonte; sin embargo serían la condena del Wilhem, ya que al atracar en Sta. Cruz de Tenerife, informarían del contacto y la Royal Navy comenzaría a seguir de cerca al juguetón crucero auxiliar.

Tras un par de encuentro más en los días sucesivos, el Wilhem toma rumbo a la colonia española en África de Río de Oro donde se uniría a sus paisanos no armados Arucas, Bethania y Magdeburg.