miércoles, julio 10, 2024

Fuerzas navales y triunfos


«La historia de los antiguos Imperios acredita con muchedumbre de testimonios, que las fuerzas navales de los Estados fueron siempre el principal instrumento de sus triunfos.»

JOVELLANOS.

Lectura de 10 de julio de 2024 a las 1200 horas

    



  • Barómetro: 763 (Variable) 
  • Termómetro: 20º
  • Higrómetro: 95%

martes, julio 09, 2024

Guardia de televisión: reseña a la segunda temporada de «Slow Horses» (2022)

Título original: «Slow horses: Dead Lions». 2022. RU. Reparto: Gary Oldman, Jack Lowden, Kristin Scott Ghomas, Aimee-Ffion Edwards, Christopher Chung, Saskia Reeves, Rosalind Eleazar,  Mareck Vasut, Dustin Demri-Burns

Más divertida y trepidante que la primera temporada, esta adaptación de «Leones muertos» se ve de un tirón y sabe a poco

«Leones muertos» es la segunda novela de la serie de los caballos lentos y que es adaptada a la televisión, según me han chivado, de una forma muy libre, sobre todo en lo que respecta desde el ecuador hacia el final, pero nos da igual: ha sido otra gozada disfrutar de Gary Oldman interpretando a Jackson Lamb, más desatado de lengua y de sarcasmo (si es que eso era posible), así como de su equipo de “lentos”, que comienza a romper las paredes de la Casa de la Ciénaga (y a sufrir las consecuencias en sus carnes), en un relato de espías con un argumento poco original por haber sido tratado en exceso por otros autores, pero otra vez nos da igual: agentes durmientes enemigos infiltrados en territorio nacional, llamados “cigarras”, según la jerga del KGB, “leones muertos” según la jerga del MI5 (todo ello según Mick Herron) (sigue leyendo)


Lectura de 9 de julio de 2024 a las 1200 horas

    



  • Barómetro: 761 (Variable) 
  • Termómetro: 19º
  • Higrómetro: 88%

miércoles, julio 03, 2024

Mi billete más curioso: Cupón de 1,60 marks de la Kraftverkehrsgesellschaft de Brunswick (1921)

Brunswick, República de Weimar (Alemania)
1,60 marks con resello a 50 peniques
1 de julio de 1921






Anverso 


Reverso

Los billetes expuestos en esta web pertenecen a mi colección privada

Mi afición por la notafilia (parte de la numismática que se dedica al estudio, investigación, coleccionismo y difusión de los billetes, estampillas, y papel moneda en general), fue lo que insufló vida al blog El Navegante del Mar de Papel, de ahí su nombre, hace casi dieciocho años. Me guiaba el espíritu volátil de dar a conocer y compartir con todo aquel que quisiera parte de la colección que fui atesorando con el paso de los años y especializando hacia aquellos ejemplares relacionados con el medio acuático, ya fuera porque contuvieran barcos, animales marinos, referencias históricas y mitológicas vinculadas… Una colección que se fue agostando por culpa de las sucesivas crisis económicas que nos fueron vapuleando el cuerpo, y de cuyo tronco seco, de vez en cuando, surge una florecilla cuando caigo en los amantes brazos de EBay, lo cual es una perdición para el bolsillo del rey de los más incautos, quien no es otro que yo mismo.

Aquel que me conozca bien, en relación a este pasatiempo, sabrá que siento predilección por los notgeld, que son los billetes y cupones de emergencia emitidos por los departamentos de las distintas administraciones públicas locales (no solo ayuntamientos, sino bibliotecas, transporte público, etc.), cajas de ahorro y entidades privadas (restaurantes, hoteles, etc.) de Alemania y Austria, tras la Gran Guerra. Notas de pequeñas dimensiones (los hay del tamaño de sellos de Correos), y valores ridículos en vísperas de la galopante inflación que desembocó en la emisión de billetes por valor nominal de billones de marcos que la gente prefería quemar para darse calor, hasta que la economía se relajó y se comenzaron a ver los retenmarks de la bisoña e inocentona República de Weimar. Los notgeld no tuvieron recorrido alguno: apenas circularon al quedar desmonetizados casi de inmediato y porque tenían fecha de caducidad para su canje muy pocos fueron presentados, siendo que su destino principal y casi exclusivo fue el coleccionismo desde el mismo año 1921. Como leí en algún lugar: su falta de valor era compensada por la desbordante imaginación de los artistas que trabajaron en ellos, que no deja de ser su (casi único) atractivo. Así, daban cabida a acontecimientos histórico-locales recientes o de un pasado remoto, personajes del lugar, leyendas, heráldica, cuentos, chistes, arquitectura, maquinaria, aperos agrícolas, armas, etc. Hasta los hay con dinosaurios.

El fenómeno del dinero de emergencia nació por la falta de metal disponible durante la posguerra, no siendo el papel el único medio empleado, pues es fácil dar con monedas de arcilla, cuero y otros materiales menos nobles de los acostumbrados, así como billetes de tela. Fenómeno no obstante del que los españoles no fuimos ajenos, pues se vivió durante la Guerra Civil 1936-39 en una dimensión artística mucho menos lujuriosa.

Y éste que os traigo hoy es el notgeld más curioso o extravagante (a mi juicio) que, a fecha presente, queda confinado entre los lindes de mis álbumes, emitido por la Kraftverkehrsgesellschaft de Brunswick, que era una empresa municipal del Estado dedicada al transporte de pasajeros en vehículos a motor y que, a bote pronto, nada tiene que ver con el mar.

Lo destacable de este rectángulo de papel de 97x64 mm e impreso por la imprenta Appelhans, es que en el anverso aparece Satanás caricaturizado, elevándose sobre un monte, y en el reverso una cohorte de brujas voladoras a lomos de escobas, cerdas y machos cabríos bastante divertida, pasando por encima de un autobús. 

Os he puesto los dos ejemplares que tengo de 1,60 marcos (en color gris y amarillo, pues hay otra versión en gris y rojo), siendo uno de ellos fue resellado, reduciendo su valor a 50 peniques de marco, lo cual da fiel reflejo de las turbulencias económicas del momento.

Son dos cupones canjeables en las taquillas de la empresa emisora de las localidades de Brunswick, Bad Harzburg, Braunlage, Hahnenklee y Wernigeroe hasta el 1 de enero de 1922 (fecha de desmonetización). Podemos leer que fue emitido el 1 de julio de 1921.

Pero lo que nos trae aquí, más allá del impacto visual, es la historia que se encierra en el mismo billete.

Vemos al Diablo (digamos que respondiendo al nombre de Mefistófeles), en el anverso, como un gigante que domina una montaña que no es otra que la misteriosa Brocken, la más alta de la sierra de Harz (1.142 m.), en cuya cima, desde tiempos inmemoriales, se llevaron a cabo ritos paganos de forma continuada y fue (y es) el epicentro de extraños fenómenos y de observaciones astronómicas. Ya durante la Edad Media, los ritos aún persistentes fueron identificados con prácticas de satanismo y brujería, ordenándose su persecución bajo los dictados del Sacro Imperio germánico.

El punto álgido de los ritos en el Brocken era el 1 de mayo (May Queen), momento en el que se prendían hogueras en una festividad de tránsito del invierno al verano. Debido a la creciente creencia de que estaba relacionada con el Maligno, la Iglesia trató de erradicar la costumbre, pero el sistema inquisitorial fracasó por cuanto los lugareños gustaban demasiado de las denuncias falsas y de cruzarlas, por los que los que hoy eran denunciantes, mañana podían acabar en el cadalso, en una rueda infernal que no daba tregua. Ante semejante caos y exceso incontrolado e incontrolable de trabajo para los tribunales, se decidió cristianizar la festividad de la noche del 30 de abril al 1 de mayo bajo la advocación de Santa Walpurga de Heidenheim, patrona de las campesinas y de los marineros y protectora contra la magia y las tormentas. Se daba así la vuelta a la tortilla: de prenderse hogueras para reclamar la presencia del Diablo por parte de las brujas allí congregadas, a hacerlo por parte de los campesinos para ahuyentar todo mal. Así surgió la conocida Noche de Walpurgis.

Se considera que la Noche de Walpurgis es la cara o la cruz (según se mire), de la Noche de Halloween (del 31 de octubre al 1 de noviembre). Igualmente, se entiende que Walpurga viene a sustituir, en el credo cristiano, a la diosa teutona Walpurgis y a la romana Flora o Maia, representante de la virginidad, la salud y la fertilidad.

La connotación diabólica del Brocken quedó, gracias a Walpurga, anulada y en vías de desaparecer. Sin embargo, Johann Wolfgang von Goethe, en su inmortal obra «Fausto», la recuperó para la literatura:

«La paja está seca y aún verde está el grano; al Brocken volando las brujas irán: allí el aquelarre congrégase ufano, y en medio de todos asiéntase Urián. Al pie se revuelven, en grupo lascivo, el chivo y la bruja, la bruja y el chivo; y chivos y brujas, Dios sabe qué harán.»

Y es la misma tragedia de Goethe la que inspiró éste y otros notgelds, como los emitidos por los municipios aledaños a las faldas del Brocken y ciertas entidades privadas, como Schierke, Blankenburg am Harz, Ilsenburg, Wernigerode, Brockenwirt, Brockenbahn…

Y no sabemos si por culpa de Goethe, pero a fecha presente aún encontramos monumentos megalíticos y formaciones graníticas que mantienen sus reminiscencias diabólicas, como ese trono de Urián que menciona el dramaturgo, que es conocido popularmente como Trono del Diablo.

En los tiempos de emisión del cupón, sin desmerecer la fama del Brocken acrecentada por el famoso efecto óptico llamado Espectro de Brocken, la montaña se convirtió en un lugar menos truculento y más turístico y amable. En el anverso del cupón, si agudizamos la vista, podemos ver el Brockenhaus, un hotel de la época, que era una casa enorme con una torre cercana que era idéntica a un faro.

Junto al hotel, durante los años del nazismo, se construyó y se puso en funcionamiento la primera torre de transmisión por televisión de Alemania (1935-39). Sin embargo, el mazo de la guerra cayó sobre el Brocken: el 17 de abril de 1945, fuerzas estadounidenses bombardearon la cima, arrasando con el hotel y la estación meteorológica, ocupándola hasta 1947. 

Desde 1957 fue considerada como una zona de seguridad militar y se levantó una estación de captación de señales de la que se sirvió la STASI hasta 1985. Tras la caída del Muro de Berlín y el colapso soviético, el área quedó desafecta a fines militares, sirviendo hoy su cima para un mástil de radiocomunicaciones civiles y de observatorio.

Y aquí es donde ponemos punto final a nuestro artículo, que espero os haya llamado la atención por cuanto esto es lo que me encanta de la notafilia y, en concreto, de los notgelds: algo tan nimio como un recuadro de papel, apenas un cromo, puede esconder tantos datos como para escribir un post que supera el millar de palabras y con el que me lo he pasado en grande.


Lectura de 3 de julio de 2024 a las 1200 horas

    



  • Barómetro: 762,5 (Variable) 
  • Termómetro: 22º
  • Higrómetro: 39%

martes, julio 02, 2024

Guardia de ensayo: reseña a «Elogio del imbécil: el imparable ascenso de la estupidez», de Pino Aprile (2004)

EIDICIONES TEMAS DE HOY SA
Primera edición: julio de 2004
ISBN 84-08-05456-2
245 páginas

El libro es interesante, rápido de leer (tiene pocas páginas y la letra es apta para miopes), pero nos exige un esfuerzo para el que la edición no nos prepara.

Hace ya más de dos décadas, el periodista italiano Pino Aprile se sintió abrumado por una siniestra teoría que iba tomando forma en su mente: la extinción de la inteligencia humana.

Una breve conversación con el premio Nobel en Medicina Konrad Lorenz (1903-1989) permitió que Aprile iniciara una correspondencia con un anónimo profesor de Filosofía austríaco, para debatir su teoría. La esquematización de dicho intercambio de pareceres es lo que contiene el librito titulado «Elogio del imbécil: el imparable ascenso de la estupidez».

La portada y edición lleva a engaño al lector, por cuanto no es un libro cómico y el sarcasmo no abunda en su interior . Incluso el prólogo firmado por Tonino es más humorístico que todo el contenido del libro, donde las disquisiciones sobre la teoría de la evolución, la sociedad, la política y la filosofía señorean cada página.

Pues bien. Pino Aprile llegó a la conclusión de que el ser humano, el homo sapiens sapiens, tiende evolutivamente hacia la estupidez (sigue leyendo)


Lectura de 2 de julio de 2024 a las 1200 horas

    



  • Barómetro: 764,5 (Variable) 
  • Termómetro: 25º
  • Higrómetro: 35%

lunes, julio 01, 2024

Relación de publicaciones de junio de 2024

Hola a todos: otro mes que se va como el agua por la rueda del molino y en el que vuelvo a acusar el cansancio y la amargura de estar perdido.

Como podéis comprobar, le he dado más al lápiz digital que al teclado, por un lado para relajarme pintando y, por otro lado, hastiado de una falta total de objetivos , me he puesto a aprender sobre edición de vídeos.

Como siempre, que os sea de provecho.

Colaboración con Pontevedra Viva (humor)

—«Robocop» https://www.pontevedraviva.com/humor/robocop-policias-vineta-javier-yuste/

—«Concelleiros con pouco protagonismo» https://pontevedraviva.com/humor/javier-yuste-concelleiros-sen-protagonismo/


Galería del navegante

—Autorretrato 1 https://navengantedelmardepapel.blogspot.com/2024/06/galeria-del-navegante-autorretrato-1.html

—David de Miguel Ángel https://navengantedelmardepapel.blogspot.com/2024/06/galeria-del-navegante-david-de-miguel.html

—SM 1 https://navengantedelmardepapel.blogspot.com/2024/06/galeria-del-navegante-sm-1.html

—Abstracción pura: Ella en bañador azul y Sus ojos fijos en el mar https://navengantedelmardepapel.blogspot.com/2024/06/galeria-del-navegante-abstraccion-pura.html


Otras reflexiones  (Opinión)

—«La hipocresía racista de la Disney» https://navengantedelmardepapel.blogspot.com/2024/06/la-hipocresia-racista-de-la-disney.html


Refranero

—Sabiduría de viejo lobo de mar (62) https://navengantedelmardepapel.blogspot.com/2024/06/sabiduria-de-viejo-lobo-de-mar-62.html


Reseñas en YouTube

—Reseña al primer capítulo de «The Acolyte» https://youtu.be/9mJ8F3ff-sw

—Reseña al segundo y tercer capítulos de «The Acolyte» https://youtu.be/kCNecZfJLBQ


Reseñas

—A la tercera temporada de «El mandaloriano» (2023) https://guardiadeimaginaria.blogspot.com/2024/05/guardia-de-television-resena-la-tercera.html

—A la película «65» (2023), protagonizada por Adam Driver https://guardiadeimaginaria.blogspot.com/2024/06/guardia-de-cine-resena-la-pelicula-65.html


Lectura de 1 de julio de 2024 a las 1200 horas

    



  • Barómetro: 766,5 (Variable) 
  • Termómetro: 21º
  • Higrómetro: 53%

miércoles, junio 26, 2024

La hipocresía racista de la Disney

(Esta es una columna de opinión que se quedó inexplicablemente en el cajón desde verano de 2023, así que no os sorprenda lo desfasada que está en algunos puntos, aunque se mantiene en lo esencial)

De un tiempo hacia el día presente, la Disney se ha autoproclamado abanderada (además de fiscal, juez, jurado y verdugo), de una serie de supuestas corrientes políticas autodenominadas progresistas, de esas que abogan por echarlo todo abajo por medio de mazas y con la delicadeza de un elefante manejando cristalería de Bohemia, exterminando de paso aquellas otras más retrógradas que las de “virgencita, que me quede como estoy”. Vamos, la guerra.

Las extravagantes directrices internas aprobadas en el seno de la Disney han sido la comidilla para muchos medios pero, apartándome de la línea LGTBIQA+ (para lo cual os remito a mi anterior reflexión titulada «LGTBIQA+, con “H” de Hipocresía y “E” de Estereotipo»), quisiera pronunciarme respecto al falso cariz de tolerancia racial en sus películas de acción real más recientes, sin detenerme en la demencial estructura organizativa de la empresa, donde cunde la segregación racial, vista con buenos ojos porque los discriminados son los blancos.

El ruido de estas prescindibles producciones, plagiando fotograma a fotograma los clásicos de dibujos animados, con unos elencos que parece que los haya elegido un director de casting daltónico ya aburre, razón por la cual, detecto ciertos y alarmantes detalles que se hurtan del pensamiento del (nunca) respetable público.

La cosita ha ido ganando enteros de contaminación acústica con «La sirenita», asumiendo Halle Bailey el papel protagonista de Ariel, acompañada por una variedad cromática un tanto socarrona con respecto a la actividad sexual del rey Tritón. Semejante jugada por el lateral le permite a la Disney derretir de gusto a ciertos sectores de la población yanqui: léase, cierta parte de la comunidad afroamericana (la más simplona), y cierta parte de la comunidad de blancos (aquella compuesta por supremacistas de puertas para adentro, que se flagelan a diario y con sonrisa pomposa en las RRSS, por ese pecado imperdonable de tener el índice “incorrecto” de melanina).

En verdad, el quid de la cuestión está a la vista de todos, pero muy pocos pueden o quieren verlo, como es lógico en los tiempos que nos han tocado en mala suerte: Disney es hipócrita y falsa. El cambio de tonalidad de piel de los protagonistas (cualquiera menos blanco), no significa, ni de lejos, la inclusión y la aceptación racial de los pueblos no europeos. ¿Por qué digo esto? Porque las películas de la Disney siguen siendo principalmente adaptaciones de cuentos de tradición europea, occidental y, por tanto, blanca. 

Olvidémonos de los mentecatos a los que les sangra la nariz, de pura excitación sexual, cada vez que hay un intento, por minúsculo que sea, de minar la cultura occidental (blanquitos como tú y como yo). Olvidémonos de los discursos chorras de los “progres” y de los “reaccionarios”, del funesto maniqueísmo de peones que sueñan con ser reina del cabaret. Olvidémonos de todos ellos y bajemos a lo sustancial y a lo que ya he dicho: todos, salvo excepciones graciosas que confirman la regla, son cuentos de raíz europea. Si en verdad Disney (y otros), se quisiera dárselas de veras de inclusiva (más allá de sacarle los cuartos en taquilla a los esforzados papis afroamericanos y pijoprogres), ¿por qué no adapta historias del imaginario africano, asiático, oceánico y americano? ¿Por qué no, por ejemplo, estudia los mitos de Benín y los traslada a la pantalla? ¿Por qué nos los del Sáhara? ¿Por qué no los del Sudeste asiático? Las hay, muchas y bien bonitas por cierto.

¿Por qué no? Porque hacerlo sería traicionar el racismo y la xenofobia innata que se esconde tras la máscara de cartón que los directivos se han ajustado delante de su verdadero rostro, gracias al “instagrameable” pegamento de los golpes de pecho, las rasgaduras de vestimentas, el buenismo, el circo y la algarabía barata y hueca.

Ellos y todos tienen la arcilla de la cultura europea y occidental para hacer las tonterías que se les antoje, poniendo a una negrita donde antes había una pelirroja y cosas así (lo más lógico es que tuviera color de merluza). Así es cómo “defienden” a las razas tradicionalmente discriminadas… Hay que defenderlas porque, válgame Dios, ¿“acaso no son inferiores”? No “saben” defenderse. Para eso están los blanquitos de cruzada.

Pueden usar todos los colores que les apetezca del paquete de lápices Alpino, pero siempre pondrán por delante la cultura “correcta y suprema”, que “no es otra que la blanca”.

La hipocresía siempre hace mejores y más correctos amigos.


Lectura de 26 de junio de 2024 a las 1200 horas

    



  • Barómetro: 758 (Variable) 
  • Termómetro: 18º
  • Higrómetro: 72%