miércoles, septiembre 22, 2021

Tercera colaboración con PONTEVEDRAVIVA


Hola a todos: aprovecho que hoy no aparecerá nada más en el blog para remitiros al enlace de mi tercera colaboración con el medio local PontevedraViva, con otro artículo de opinión que tiene que ver con una terrible sensación respecto a lo que es y será la literatura.

El artículo se titula: «Bajo una fuerza disolvente»

https://pontevedraviva.com/opinion/6843/bajo-fuerza-disolvente-javier-yuste-planeta-simios-pierre-boulle/


Lectura de 22 de septiembre de 2021 a las 1200 horas

                                                                                                                                                                         



  • Barómetro: 766 (Variable)
  • Termómetro: 21º
  • Higrómetro: 51%

martes, septiembre 21, 2021

Guardia de cine: reseña a «Miss Hokusai»

Título original: «Sarusuberi: Miss Hokusai». 2015. 90 min. Japón. Dirección: Keiichi Hara. Guión: Maruo Miho, basándose en la obra de Sugiura Hinako

Aunque cuenta con elementos interesantes, la película resulta lenta y aburrida. Hay algo en el metraje que suena mal

Katsushika Öi fue una artista de finales del periodo Edo, en concreto, de comienzos del s. XIX, que vivió a la sombra de su padre Tetsuzo, el reconocido Hokusai. El talento de la fémina no era menor en cuanto a sus habilidades a los pinceles, aunque su línea creativa, más bien por imposición de la sociedad que consumía aquellas obras y por el beneplácito paterno, la empujó hacia el género erótico, nunca llegando a firmar sus cuadros.

Su vida es un auténtico misterio, sobre todo sus últimos años, en los que se le pierde por completo la pista y hasta se desconoce el lugar y fecha de fallecimiento.

Hinako Sugiura, a través del prisma del manga, quiso rescatar y ficcionar pasajes biográficos de la artista durante una etapa temprana, a través de capítulos que no guardan unas líneas y en los que se tratan aspectos como la pintura, la familia, los bajos fondos, el budismo y el sintoísmo, teniendo especial repercusión el plano paranormal y el contacto con una realidad alterada. (sigue leyendo)


Lectura de 21 de septiembre de 2021 a las 1200 horas

                                                                                                                                                                        



  • Barómetro: 768 (Variable)
  • Termómetro: 21º
  • Higrómetro: 42%

lunes, septiembre 20, 2021

Lectura de 20 de septiembre de 2021 a las 1200 horas

                                                                                                                                                                       



  • Barómetro: 769 (Variable)
  • Termómetro: 20º
  • Higrómetro: 55%

viernes, septiembre 17, 2021

Lectura de 17 de septiembre de 2021 a las 1200 horas

                                                                                                                                                                      



  • Barómetro: 764 (Variable)
  • Termómetro: 18º
  • Higrómetro: 75%

jueves, septiembre 16, 2021

Guardia de cine: reseña a «Contrato en Marsella»

Título original: «The Marseille Contract». 1974. 90 min. Reino Unido. Dirección: Robert Parrish. Guión: Judd Bernard. Reparto: Michael Caine, Anthony Quinn, James Mason, Alexandra Stewart, Maureen Kerwin, Marcel Bozzuffi, Gene Moskowitz, Maurice Ronet, Catherine Rouvel

Un conglomerado de venganza y ruindad nos llevará a un final sorprendente, aliñado de cierta justicia poética

El narcotráfico comenzaba a ser un tema recurrente en las películas del género de intriga policial y espionaje desde la mitad de la década de 1960. Y cuando se filmó este título, el problema era cotidiano, advirtiendo un horizonte muy oscuro que caería como plomo sobre la sociedad durante los años 1980.

Anthony Quinn y Michael Caine (por delante del mejicano en los títulos de crédito aunque resulta meridiano que el suyo no es el personaje de mayor peso), protagonizan una cinta que mezcla el sórdido mundo de la droga con la de los criminales que actúan previo concurso de voluntades para dar caza al hombre, creando unos personajes creíbles y empáticos, datados de cierta elegante naturalidad. (sigue leyendo)


Lectura de 16 de septiembre de 2021 a las 1200 horas

                                                                                                                                                                     



  • Barómetro: 765 (Variable)
  • Termómetro: 22º
  • Higrómetro: 61%

miércoles, septiembre 15, 2021

Ana María Antonia de Soto, la primera infante de Marina

Pocos son los nombres de mujeres, pero de mucho calado, que han entrado en el panteón ilustre de la Historia de España. Si hablamos de la fama alcanzada a través del real servicio de las armas, tanto por vocación como por necesidad, pocas habrá que le hagan sombra a María Pita, a Agustina de Aragón o a Catalina de Erauso. Pero las hay, a pesar de estar lastradas por el interesado renuncio de algunos y el desidioso olvido de los demás. Y una de éstas respondía en su casa y en el pueblo que la vio nacer, Aguilar de la Frontera (Córdoba), al nombre de Ana María Antonia de Soto y Alhama (16 de agosto de 1775-4 de diciembre de 1833), y en los Batallones de Marina al de Antonio María de Soto.

El último tercio del s. XVIII fue convulso para una España que había vivido una nueva Edad dorada sobre los mares y caía en un abismo lóbrego y fangoso de decadencia política, social y militar. Con lo que respecta a las fuerzas navales, el esplendor de registrar más de quinientas naves y veintitrés mil cañones quedó reducido a una indigencia de medios y personal. 

La falta de matrículas de mar condujo a la solución errónea de exprimir la ubre del Ejército, plantando oficiales y soldados de tierra adentro sin experiencia en la mar sobre estrechas cubiertas. Igualmente se abusó de las levas a las que acudían y se admitían gentes sin formación marinera, demasiado mayores o hasta impedidos físicamente para el servicio, todas ellas acuciadas por el hambre y la pobreza (aún más que nunca).  

Desconocemos la situación de puertas para dentro de la casa de los de Soto y Alhama, pero no debía ser muy boyante pues los padres de Ana María tuvieron que ir a recoger a su hija, una vez descubierta y licenciada, y hacer el viaje gracias a la beneficencia de amigos y vecinos.

El 26 de junio de 1793, un sargento de Marina llegó a Aguilar de la Frontera y admitió a un joven de dieciséis años (Ana María tenía dieciocho, pero redujo su edad en dos años para justificar su falta de bozo y barba), inscribiéndolo como Antonio María de Soto, hijo de Tomás de Soto. Ana María sustituyó entonces las ropas prestadas por su hermano Antonio Joseph y vistió el uniforme de infante de Marina, alistándose en la Sexta Compañía del XIº Batallón de Marina.

En 1794 Ana María fue enrolada en la fragata Nuestra Señora de las Mercedes (la misma que se iría a pique el 5 de octubre de 1804 tras una traición de la flota inglesa y que, doscientos años después, supuso un fuerte incidente internacional por motivos de los actos de piratería perpetrados de la compañía Odyssey Marine Exploration), siendo partícipe y peón en la campaña de Cataluña, durante el ataque a Bañuls y Aljama, y la defensa y abandono de Rosas. 

De la Mercedes fue pasando a otros navíos como la Balvina, la Santa Dorotea y la Matilde, para acabar como dotación de las lanchas cañoneras de Barceló, en las fuerzas sutiles españolas de la defensa de Cádiz en 1797.

Tras cinco años y cuatro meses de servicio, unas fiebres muy altas obligaron a un reconocimiento físico del infante de Soto por parte de los sanitarios de la Armada, momento en el que se descubrió su verdadero sexo e identidad. Este detalle sorprende mucho a los historiadores, pues el ser mujer en recintos tan carentes de intimidad como los buques de guerra sería tarea engorrosa sino imposible, por lo que concurre una mayoría que se inclina por aceptar que, ante la indiscutible valía y fortaleza de Ana María ("acrisolada virtud y heroísmo" en palabras de Félix Salomón), que tantos méritos y recompensas le granjearon, sumada la escasez de matrículas de mar, lo “dejaran correr” hasta que ya no quedaron vendas suficientes para el ocultamiento. Algo parecido a “todos lo sabían, pero nadie tenía boca”.

El almirante José de Mazarredo ordenó el desembarco de Ana María de la fragata Matilde el 7 de julio de 1798 y su licenciamiento, dirigiendo el expediente al Palacio real para que SM Carlos IV en persona dictaminara castigo a la altura. Sin embargo, aunque no sorprenda a nadie, el monarca firmó una Real Orden, fechada el 4 de diciembre de ese mismo año, concediéndole a la aguerrida cordobesa el sueldo de sargento primero de Batallones y, en una posterior RO de 24 de julio de 1799, “en atención a la heroicidad de esta mujer, la acrisolada conducta y singulares costumbres con que se ha comportado durante el tiempo de sus apreciables servicios”, se le otorgaban dos reales diarios por vía de pensión y “que en los trajes propios de su sexo pueda usar de los colores del uniforme de Marina como distintivo militar”.

Ana María se vio forzada a abandonar la carrera de las armas a pesar del reconocimiento oficial, aunque nunca llegara a ver un solo real de su pensión, la cual siempre se la retrasaron los cicateros reunidos en el Tesoro público. En cambio, obtuvo la licencia de estanco en Montilla (Córdoba), hasta el momento de su muerte a los cincuenta y ocho años.

Aunque su historia es recogida en varios medios, ya iba siendo hora de que en ENMP le dedicáramos este espacio.


Lectura de 15 de septiembre de 2021 a las 1200

                                                                                                                                                                    



  • Barómetro: 762 (Variable)
  • Termómetro: 20º
  • Higrómetro: 77%

martes, septiembre 14, 2021

Guardia de cine: reseña a «Pacific Rim»

Título original: «Pacific Rim». 2013. 131 min. Estados Unidos de América. Dirección: Guillermo del Toro. Guion: Traves Beachman, Guillermo del Toro. Reparto: Charlie Hunnam, Idris Elba, Rinko Kikuchi, Charlie Day, Diego Klattenhoff, Burn Gorman, Max Martini, Robert Kazinsky, Clifton Collins Jr., Ron Perlman, Brad William Henke, Larry Joe Campbell, Mana Ashida, Santiago Segura, Joe Pingue

Argumento, lo que se dice argumento no es que tenga mucho, pero no nos importa a aquellos que disfrutamos de los monstruos y los mechas

Buena parte de la cultura popular televisiva del Japón de la segunda mitad del s. XX se asienta en gigantescos monstruos dotados de cierta inquina contra las grandes urbes, algunos de ellos con nombre propio, como en el caso de Godzilla, y en Mechas, robots antropomorfos pilotados por humanos que o bien se enfrentan a dichos engendros o bien combaten otras fuerzas del mal y/o criminales (Mazinger Z, Gundam, Evangelion, etc.). Y a este lado del globo hemos mamado y mucho de tan particulares esquemas de la ciencia-ficción, incluso occidentalizadas, tomando de aquí y de allá (como en el caso de los Power Rangers, por ejemplo) (sigue leyendo)


Lectura de 14 de septiembre de 2021 a las 1200 horas

                                                                                                                                                                   



  • Barómetro: 758 (Variable)
  • Termómetro: 22º
  • Higrómetro: 65%

lunes, septiembre 13, 2021

Lectura de 13 de septiembre de 2021 a las 1200 horas

                                                                                                                                                                  



  • Barómetro: 759 (Variable)
  • Termómetro: 22º
  • Higrómetro: 71%

viernes, septiembre 10, 2021

Lectura de 10 de septiembre de 2021 a las 1200 horas

                                                                                                                                                                 



  • Barómetro: 763 (Variable)
  • Termómetro: 19º
  • Higrómetro: 95%

jueves, septiembre 09, 2021

Guardia de cine: reseña a «Educando a Rita»

Título original: «Educating Rita». 1983. 110 min. Reino Unido. Dirección: Lewis Gilbert. Guion: Willy Russell (de su libreto de obra de teatro). Reparto: Michael Caine, Julie Walters, Michael Williams, Maureen Lipman, Jeananne Crowley, Malcom Douglas, Geoffrey Quigley

Es evidente que estamos ante una oda al esfuerzo y a no renunciar a mejorar

Cometí el error de creer a pies juntillas que esta película era una revisión diegética de «My Fair Lady», con una bruta que, en buenas manos, se convierte en una persona culta que pasa de gusano a mariposa. Error porque aquí ni hay apuesta, ni conejillo de indias ni tutor intachable.

Rita es una chica de 26 años, criada en un seno obrero que, con tozudez, se enfrenta a todo y a todos con tal de alcanzar un sueño como es el adquirir cultura y estudios superiores. Su marido y parte de su familia se opondrán a ella tras matricularse en el curso para adultos de Literatura, pues para estos, Rita solo es un útero procreador de nuevos y pequeños proletarios, sin más cabeza que aquella que usa para lucir extravagantes peinados (sigue leyendo)


Lectura de 9 de septiembre de 2021 a las 1200 horas

                                                                                                                                                                



  • Barómetro: 763 (Variable)
  • Termómetro: 19º
  • Higrómetro: 95%

miércoles, septiembre 08, 2021

Lectura de 8 de septiembre de 2021 a las 1200 horas

                                                                                                                                                               



  • Barómetro: 761,5 (Variable)
  • Termómetro: 20º
  • Higrómetro: 90%

martes, septiembre 07, 2021

Guardia de literatura: reseña a «Soy leyenda», de Richard Matheson

Título original: «I Am Legend»
Ediciones Minotauro, Barcelona
2009
Traducción: Manuel Figueroa
ISBN: 978-84-450-7672-9
180 páginas
priori, es una narración aburrida, pero tiene algo que atrapa al lector

En un futuro próximo que el autor ubica entre los años 1976 y 1979, lejanos aún en 1954, la Tierra se verá asolada por una novedosa enfermedad de origen desconocido, ante la que las autoridades políticas y sanitarias serán incapaces de reaccionar a tiempo. No se sabrá qué será, cómo se transmitirá y porqué será tan virulenta. La gente morirá por millares, por millones, y sus cuerpos serán arrojados a hondos pozos para ser incinerados. La humanidad decaerá ante el terror, pues la enfermedad transformará a algunas víctimas, dando lo mismo si están muertas o vivas, en sedientos vampiros. Y en ese mundo caótico habitará un solo hombre inmune al mal. Su nombre será Robert Neville, quien se acostumbrará a pasar cada noche encerrado en su casa, resistiendo el hostigamiento de sus siniestros vecinos. Un único hombre traumatizado por la muerte de su hija Kathy y por la transformación de su esposa Virginia, y que dedicará las horas de sol a armarse y asesinar a los vampiros que encuentre en coma en sus escondrijos y en estudiar la razón científica de su existencia, aún con sus escasos conocimientos en materia alguna, para dar con una solución, incluso con una cura.

El relato es opresivo por cuanto todo gira en torno a Neville y a una vida rutinaria y solitaria de Robinson Crusoe que se sabe el único de su especie en todo el planeta y que, aún con ese convencimiento, anhela cualquier contacto, como demuestra la paciente tarea de hacerse amigo de un perrillo herido que no sucumbió ni a la enfermedad ni a los vampiros del barrio. La relación hombre-animal apenas durará unos días, pero dará paso a algo increíble, como es el encontrar a otro semejante. Será entonces cuando Neville sepa que el monstruo es él y no el vampiro, un anormal ser humano en un mundo normal de no muertos en el que comienzan a establecerse las bases de una nueva sociedad y que se enfrenta a los efectos de la enfermedad (sigue leyendo)


Lectura de 7 de septiembre de 2021 a las 1200 horas

                                                                                                                                                              



  • Barómetro: 760 (Variable)
  • Termómetro: 21º
  • Higrómetro: 78%

lunes, septiembre 06, 2021

Lectura de 6 de septiembre de 2021 a las 1200 horas

                                                                                                                                                             



  • Barómetro: 761 (Variable)
  • Termómetro: 26º
  • Higrómetro: 53%

viernes, septiembre 03, 2021

Enlace recomendado: «En visita de cortesía», de Antoni Casinos


No quisiera terminar esta primera semana de inicio de crucero sin hacerme eco de una web de la que sé de su existencia desde hace muy poquito. Gira bajo el título «En visita de cortesía» y la conduce Antoni Casinos, quien es muy aficionado de dejarse caer por el puerto de Barcelona y hacer una crónica de los navíos (tanto de guerra como civiles) que han ido visitando la ciudad condal desde hace años. Artículos a los que acompaña una profusa relación de datos y hechos que satisfará la curiosidad de muchos, así como de fotos históricas y otras tomadas por él mismo desde el muelle.

El enlace es el siguiente https://envisitadecortesia.com/ y os exhorto a que visitéis tan completa página.


Lectura de 3 de septiembre de 2021 a las 1200 horas

                                                                                                                                                            



  • Barómetro: 764 (Variable)
  • Termómetro: 21º
  • Higrómetro: 64%